Noticias

Un mercado más movido que nunca

foto

 Pocas horas después del cierre del mercado de pases de enero, llamado en Italia "mercado de reparación", es inevitable ponerme delante del teclado para trazar un rápido balance de lo ocurrido.

 Pero primero van a tener que bancarse un largo prefacio, porque hay un par de temas que me gustaría aclarar antes de profundizar el análisis.

 

 

 

En primer lugar, muchos hinchas me tienen cansado: creen que todos los problemas de sus equipos, aún de los que andan bien, se resuelven fichando algún que otro refuerzo.

 

 

Por ejemplo, Milan está puntero cómodo y tiene un plantel de casi 30 jugadores, pero varios me preguntaban: "¿No compramos a nadie más?". Eso después de las llegadas de Cassano, Emanuelson, Van Bommel y Legrottaglie: claro, total los sueldos del plantel no los pagan ellos...

 

 

Yo pregunto a mi vez: ¿vieron jugar a Udinese? ¿A quién compró en junio? Armero, Benatía y Denis. ¿Y en enero? Vendieron a Floro Flores. Y sin embargo, son el equipo que mejor juega en Italia, hoy por hoy. Mismo discurso podría hacerse por Nápoli, por ejemplo, o por Roma y Lazio.

 

 

En suma, el que compra en enero "repara", como dice el sugestivo nombre de esa ventana invernal (en Europa, claro) de mercado. Sin garantías que esa reparación sirva de algo: caso evidente el de Luca Toni, que llegó a Juventus entre bombos y platillos y se lesionó enseguida.

 

 

En segundo lugar, es un grosero error juzgar una adquisición por el nombre o el valor del jugador, porque mucho más importante es ver como se integra en los esquemas y en los planes del entrenador que va a dirigirlo.

 

 

Un botón de muestra: la llegada de Pazzini a Inter ha sido saludada por enorme entusiasmo y, de hecho, el delantero debutó con dos goles y un penal ganado que valieron tres puntos de oro. En cambio, muchos hinchas de Juventus lamentaron la llegada de Matri. Uno me escribió: "¿No podía Marotta buscar a alguien de mayor jerarquía?".

 

 

Bueno, ese ejemplo me encanta. En mi opinión, Matri le servía a Inter mucho más que Pazzini (quien por encima no puede jugar en Champions), por ser un atacante más versátil, que también puede hacer la segunda punta y que puede "girar" alrededor de un nueve de área. De la misma manera, Pazzini era más apto para Juventus, que de verdad necesita a un buen cabeceador por el tipo de juego de Delneri. Todo eso más allá del valor absoluto de ambos.

 

 

El tema del valor nos lleva a otro punto que me gustaría aclarar: cada club tiene que gastar lo que tiene, el balance económico es tan importante cuanto el deportivo, hoy por hoy, máxime con la gran novedad del "fair play financiero" en la puerta. Ojo también a otro detalle: muchas veces el hincha mira el valor de compra, olvidando por completo el contrato. Por ejemplo, Cassano a Milan llegó casi gratis, pero el club rossonero pudo ficharlo tan sólo porque se fue Ronaldinho: el brasileño cobraba 16 millones brutos por año y era imposible meter otro contracto oneroso sin liberarse de aquel.

 

Dicho todo esto, vamos a mirar rápidamente lo realizado por cada uno, siguiendo como guía la tabla de posiciones. Voy entonces a comenzar por Milan que, en mi opinión, hizo un excelente campaña de refuerzos, por varias razones: veamos. En primer lugar, Cassano ocupa perfectamente el lugar dejado libre por Dinho, pero es un par de años más joven, es italiano y no está de vuelta como el otro: muy por el contrario ésta, a todas luces, parece la última posibilidad de no desaprovechar su enorme talento.

 

 

 

La emergencia en el medio de la cancha, del todo coyuntural porque debida a una insólita serie de lesiones, Milan la encaró con "usados seguros" como Legrottaglie y Van Bommel, mientras que Emanuelson y Didac Vilá llegaron para cubrir la falta de zurdos en el plantel. También volvió el joven delantero Adiyiah, del que se habla muy bien.

 

 

En suma, Milan metió un golpe sensacional (Cassano gratis, negoción) realizó y algunos retoques de "reparación" necesarios, sin gastar prácticamente nada y bajando también un poco la edad promedio del plantel. Otro detalle: está claro que Milan le apunta al torneo local, puesto que sus tres refuerzos más importantes no podrán jugar en Champions League.

 

 

Nápoli está muy bien como está, máxime porque acaba de recuperar a Lucarelli, quien justo el domingo volvió a jugar luego de una grave lesión. De yapa, De Laurentiis le regaló a Mazzarri un excelente defensor zurdo, Víctor Ruiz, un veterano de gran talento como Mascara y dos Fernández, el joven Lautaro (ex Tigre) que llega ya mismo y Federico (Estudiantes LP), que en cambio se sumará en julio. En suma, el equipo está mucho más completo, sin gastar mucho y con compras "miradas".

 

 

Lazio habló mucho pero realizó muy poco: lo único realmente relevante fue la llegada de Sculli quien, ya en el primer partido, se demostró muy útil. Lazio, sin embargo, no merece una buena nota porque tiene un plantel "monstruoso", casi 40 profesionales, y hubiera tenido que achicar brutalmente esa cantidad.

 

 

Lo que hizo Roma, que por los conocidos problemas económicos no podía comprar pero, por lo menos, "alivianó" su budget de sueldos con las ventas de Julio Baptista, Cicinho y Okaka Chuka. Con lo que tiene, a Roma le sobra para centrar sus ambiciosos objetivos.

 

 

Mucho más complicado examinar el mercado realizado por Inter, que en algún momento pareció más querer "contestar" a los golpes de Milan que pensar efectivamente en sus necesidades.

 

 

Esa sensación, sin embargo, disminuyó el último día, con la llegada de Nagatomo, la gran revelación de este torneo y pieza realmente indispensable en el tablero táctico nerazzurro. También muy valiosa fue la compra de Ranocchia, futuro titular de la Azzurra de enorme talento, y bastante útil la de Kharja, talento muy subestimado que yo aprecio mucho desde sus épocas en Reggina.

 

Con respecto a Pazzini, ya dije que este excelente jugador no me parece lo que Inter necesitaba, máxime porque "costó" la ida de Biabiany, el único capaz de ir por afuera en ese plantel. Posiblemente la llegada de Pazzini se explique con la idea de vender en el próximo mercado a uno de los otros dos "nueve", Milito o Eto'o, que tienen varios años más, tratando de capitalizar su enorme trayectoria cuando aún sea posible hacerlo.

 

 

 

Además, Inter se sacó de encima a Muntari y Mancini, dos lastres, y trató de "salvar" a un chico interesante como Santón, enviándolo a préstamo a Cesena, antes de que esa gran promesa del Calcio se eche definitivamente a perder.

 

 

Sobresaliente, más allá de la mala suerte, lo realizado por Juventus. Mala suerte por la lesión de Toni, claro, pero aún así haberse podido sacar de encima a Amaurí y su pesadísimo contracto (8 millones brutos por año), con la llegada de Toni mismo y de un elemento interesante y versátil como Matri, sin gastar casi nada debe considerarse un trabajo espectacular por parte de Marotta.

 

 

Menos claro queda el cambio entre Barzagli, que llegó de Alemania, y Legrottaglie: ambos tienen valor similar, Barzagli es más joven pero Nicola ya estaba en el plantel. Probablemente, juzgando también por las declaraciones, había un problema entre Delneri y el jugador.

 

 

No hay mucho más que decir. Catania se vuelve aún más argentino con las llegadas de Bergessio y de Schellotto, este último realmente muy interesante y en abierta pelea con el entrenador Ficcadenti, pero la venta de un ídolo como Mascara, especialmente en caso de descenso, provocará las vehementes protestas de la hinchada.

 

 

Por lo demás, muy poco de Fiorentina (Behrami), bien Parma con Palladino, Modesto y Amauri, que en la provincia podría volver a brillar, loco como siempre el presidente de Genoa, que vendió a nueve y trajo a diez nuevos (interesante la llegada del argentino Mauro Boselli de Wigan, pero también las de Floro Flores, Paloschi y Konko; pero se fueron Ranocchia, Sculli, Toni y Palladino), peligroso lo de Palermo (llegó Paolucci pero se fue Maccarone, el resto es irrelevante), desastroso lo de Sampdoria, que perdió a la mejor pareja ofensiva de Italia, Cassano y Pazzini, a cambio de un doble Mac, (Macheda y Maccarone), mientras que los involucrados con el descenso, como siempre, cambiaron figuritas al por mayor, total peor que así no les puede ir.

 

 

En suma, fue un mercado bastante movido, mucho más de lo que había pasado en los últimos años. Pero, si me permiten un consejo, no se hagan demasiadas ilusiones: en mi experiencia, salvo casos contados, en enero no se ganan ni se pierden campeonatos.

 

Vito De Palma, ESPN DEPORTES


« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest