Noticias

Situación engañosa

foto

La "Cátedra de la Táctica" está más reñida y emocionante que nunca, con todos los juegos abiertos, a pesar de un Milan que viste bien el rol de la liebre y que, en esta fecha, ganó de visita a Catania con hombre menos y una larga lista de lesionados.

 La 22ª jornada, en particular, emitió dos veredictos que lucen ser inapelables: Nápoli tiene todo para ser el rival número uno de los rossoneri en la pelea por el Scudetto, mientras que Juventus se despidió de una vez por todas del espejismo que por un tiempo lo hizo soñar con el título.

 

 

Por el resto, queda atrapado a la pelea Lazio, gracias a un recurso inesperado que ya le regaló seis puntos al Águila: Libor Kozák. El joven checo decidió el duelo contra Fiorentina, así como había sido determinante ante Sampdoria, y por ahora su equipo puede seguir en la estela del Diávolo.

 

 

Queda la incógnita Roma, puesto que el desafío en Bologna fue suspendido por nieve. Que Inter comparta su posición con los giallorossi, justo tras haber vencido de remontada ante un gran equipo, Palermo, parece ser más que una coincidencia.

 

 

Atrás viene levantando muy bien Udinese, que se perfila como candidato por lo menos por un puesto en Europa League. En zona descenso, Brescia y Bari se están condenando con sus propias manos, mientras que Lecce tiró al aire una excelente chance para tomar un poco de respiro.

 

 

RESULTADOS INGLESES Dos resultados no pueden ser más parecidos pero, al mismo tiempo, más diferentes que los que sumaron Milan y Lazio en esta jornada. Ambos jugaron el sábado, vencieron por 2 a 0 y anotaron sus respectivos goles en el complemento.

 

 

Sin embargo, el Diávolo logró ganar en condición de visitante, se puso en ventaja cuando se encontró con hombre de menos y lo hizo todo en condiciones realmente precarias, puesto que a los muchísimos lesionados que cuenta entre sus líneas, en el curso del partido se agregó también la del capitán Ambrosini.

 

 

Los capitalinos, en cambio, fueron locales, necesitaron de un penal para destrabar el marcador y pudieron permitirse de tenerlos a Hernánes y Sculli en el banco, ambos jugadores que ingresaron con excelentes resultados en el segundo tiempo.

 

 

Claramente los dos dieron una señal clara a toda la Serie A y se la dieron también entre ellos, puesto que ya este martes se enfrentarán en San Siro en el que será el anticipo del último turno infrasemanal del torneo.

 

 

Sin embargo, fue sobre todo una demostración de poder por parte de Milan: el conjunto de Allegri, en efecto, cumplió una especie de hazaña al triunfar en una cancha tan complicada como la de Catania, en al situación en la que se encuentra ahora, por encima en diez contra once.

 

 

Pero ahora las cosas están bien complicadas, porque las ausencias son muchas y no será para nada fácil preparar dos encuentros en siete días con tan pocos jugadores a disposición. Además, contra Lazio deberán bajar a la cancha jugadores poco utilizados o recién recuperados, lo que será una buena ventaja para los albicelestes.

 

 

Queda claro que de este desafío se decidirán muchas cosas, como cuanta fuerza tiene realmente el Diávolo y cuantas chances tienen los capitalinos de seguir jugándose el título o, por lo menos, un puesto en Champions.

 

A PURA EMOCIÓN Mientras en Bologna suspendían el encuentro ante Roma por la gran cantidad de nieve que cubrió el césped del Dall'Ara (es la segunda vez que pasa en este torneo: ¿no deberían encontrar una solución?) luego de 16 minutos de juego, Inter y Nápoli se jugaban dos partidos delicados entre sus propios muros.

 

 

Lo del Burro al final fue una tremenda goleada, con la que lució todo su poder y todas las cosas positivas que le permiten estar arriba. Claro, hay también algunos aspectos negativos, que Sampdoria (muy poca cosa el club doriano ahora que se fue también Pazzini) no tuvo supo poner en evidencia.

 

 

Sin embargo, cuando los celestes logran imponer su propio ritmo saben jugar un fútbol eficaz y fascinante, que a menudo comparamos con el de los grandes equipos ingleses.

 

 

A todo eso, no caben dudas de que contar con una pareja ofensiva formada por Cavani y Lavezzi es un lujo que muchos quisieran tener. Ambos, además, son todavía muy jóvenes y tendrán mucho tiempo para mejorar en los aspectos que todavía limitan sus potencialidades.

 

 

Los nerazzurri, como Milan, dieron una importante señal de carácter, confirmando que aún no están muertos y que trabajan en clave Scudetto. El cansancio y las dificultades se hicieron sentir ante Palermo, tanto que el equipo fue puesto al rincón por parte de los rosanegros, que tuvieron en sus manos el triunfo hasta mediados del complemento.

 

 

Sin embargo, Inter supo ganar con la camiseta, poniendo presión psicológica para aplastar a sus rivales como se hace contra los equipos chicos. Con la enorme diferencia que Palermo será ingenuo e inexperto, pero "chico" no es seguramente.

 

 

La cosa curiosa es que la llegada de Pazzini va finalmente a cubrir el vacío que se había creado con la venta de Balotelli (como cantidad de grandes atacantes a disposición), quien casualmente, en la temporada anterior, fue el hombre del partido contra los rosanegros jugado en San Siro.

 

 

Por la noche, hubo otro grande espectáculo, que duró solamente 45 minutos y que fue sobre todo mérito de un Udinese cada día más brillante. Esta vez los albinegros le ganaron a domicilio a Juventus, sacándose hasta el gusto de rebasar a la Vieja Señora en la tabla.

 

 

El primer tiempo fue muy aburrido, pero dejó algunos apuntes tácticos muy interesantes, como la posibilidad de limitarlo a Armero atacando, en vez que defendiendo, o como el hecho que la densidad en el medio le crea muchas dificultades al equipo friulano.

 

 

El segundo tiempo, en cambio, fue más entretenido. El mérito fue de Marchisio, quien deleitó al público con un gol extraordinario y despertó finalmente a la visita, que se acordó que para jugar como sabe debe acelerar el ritmo.

 

 

Al final, vino a flote la poquedad de los bianconeri (complicados por las muchas lesiones pero sinceramente también mal construidos como equipo) y Udinese pudo dar vuelta el marcador, de la mano de su envidiable tribu de sudamericanos.

 

EL FONDO Las derrotas de Brescia y Bari preocupan mucho: las Golondrinas cayeron tan rotundamente, mostrando simplemente de ser menos equipo que Chievo, que realmente no se entiende como el equipo podrá salvarse.

 

 

Por ahora el club regresó sobre sus pasos y le volvió a entregar el mando a Giuseppe Iachini, pero parece improbable que eso pueda alcanzar. Los Gallitos del Sur, por su parte, desperdiciaron la chance para sumar en Cagliari, en lo que parecería ser un medio abandono. Queda todavía mucho tiempo, pero en realidad no se ven las bases sobre las cuales estos dos cuadros podrían construir sus permanencias.

 

 

Lecce desperdició una grande chance ante Cesena, que por su parte, claramente, logró salvarse justo a tiempo. El gol de Bogdani al minuto 94 dejó la tabla sin variaciones significativas, a parte la de dejarlos a los dos un poco más lejos de las últimas posiciones y un poco más cerca de Catania, que con dos derrotas consecutivas de la llegada de Diego Simeone está otra vez incolucrado en la pelea.

 

 

Genoa, al ganarle a Parma, se puso en una posición cómoda respecto a la zona descenso. Sin embargo, la cosa increíble es que en el club xeneize se hable de mantener la categoría. La gran ciudad de Génova, que hace un año y medio parecía la nueva capital del Calcio italiano, con resultados y buen juego, merece mucho más que dos equipos que especulan sobre el mercado y que saben regalar más desilusiones que alegrías.

 

 

LOS NÚMEROS En general, en esta jornada se contaron cinco triunfos internos y tres externos, con un único empate, el de Lecce y Cesena por 1 a 1 (los encuentros jugados fueron nueve).

 

 

Nada menos que 28 fueron los goles realizados, por un promedio excelente de 3.1 tantos por match. Dieciséis de esos fueron anotados por los locales, a frente de los doce sellados por las visitas.

 

 

Otra vez más se lucieron los hispanoamericanos, anotando el 25% de los goles totales. Los siete tantos hispánicos llevan las firmas de Edinson Cavani (triplete), Hernán Crespo, Rodrigo Palacio, Alexis Sánchez y Cristian Zapata.

 

 

De ellos, el delantero uruguayo y el argentino exBoca Juniors fueron también las figuras de sus respectivos partidos, así como también se ganó esa mención el chileno Mauricio Isla, el mejor en Juventus vs. Udinese.

 

 

A todo eso, con esas tres "bombas" el Matador pasó a ser el único líder de la tabla de goleadores, puesto que ahora suma 17 centros en Serie A, mientras que Antonio Di Natale se quedó atrás con 15. Siguen, todos con 13, Marco Di Vaio, Samuél Eto'o y Zlatan Ibrahimovic (el único que anotó todos sus goles en partidos diferentes).

 

 

LA JORNADA QUE VIENE No hubo ni el tiempo de entender lo que pasó en esta fecha que ya está comenzando la nueva. En efecto, ya este martes, a las 14:45 ET, Milan recibirá a Lazio en San Siro para abrir la vigésimotercer jornada, la última infrasemanal de este campeonato (como ya dijimos).

 

 

El día siguiente, miércoles 2 de febrero, el fíxture prevé los siguientes partidos, todos programados a las 14:45 ET: Roma vs. Brescia (Olímpico capitalino), Cesena vs. Catania (Manuzzi), Chievo vs. Nápoli (Bentegodi), Fiorentina vs. Genoa (Franchi), Palermo vs. Juventus (Barbera/La Favorita), Parma vs. Lecce (Tardini), Sampdoria vs. Cagliari (Marassi) y Udinese vs. Bologna (Friuli).

 

 

La fecha se cerrará el jueves, siempre a la misma hora, con la visita de Inter a Bari, en el magnífico escenario del estadio San Nicola.

FEDERICO MANFREDO, ESPN DEPORTES

 

 


« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest