Noticias

Premio Maradona

foto

Dátolo recibió el elogio más esperado: "Me gusta desde que jugaba en Banfield", dijo Diego en condición de DT de la Selección. ¡Jesús! VICENTE MUGLIA | vmuglia@ole.com.ar

Fue como un elogio de padre a hijo. De Dios a Jesús, justamente. Dijo Maradona de Dátolo: "Me gusta. En realidad, me gustaba desde que jugaba en Banfield. No es nada nuevo". Al Diez le preguntaron ayer si el volante de Boca podía tener alguna chance en la Selección y ésa fue su respuesta. Por primera vez en su carrera, el zurdo parece estar cerca de la Celeste y Blanca (ver página 22). Sin dudas un premio para la dedicación y el esfuerzo de un jugador que arrancó muy cuestionado en Boca, que de a poco, de tanto pelearla, se fue ganando un lugar en el equipo y que hoy goza de la titularidad y de la confianza del técnico. Quizás, que el nombre de Dátolo figure en la consideración de Maradona o que aparezca en una lista de convocables en esta nueva era del seleccionado, puede llamar la atención. Especialmente por su constante irregularidad, pese a la continuidad que ha conseguido en los últimos meses. Pero también es cierto que hoy, en el fútbol argentino, no abundan los volantes zurdos como él. Y más con el plus que tiene Jesús al usar una camiseta con tanto peso, como es la de Boca. "Sé de esa escasez. Es algo que me remarcan siempre y es algo que tengo que tratar de aprovechar", decía hace poco el volante cuando se le mencionaba la ausencia de futbolistas con sus características. Lo que hay que destacar es que a sus cualidades técnicas le ha agregado una gran capacidad física, un elemento ideal en un carrilero como él. De hecho, en los últimos partidos, en los que Ischia cambió el esquema y puso tres defensores en el fondo, Jesús debió retroceder más metros que los habituales para ocupar posiciones defensivas. Y esa modificación táctica no le impidió llegar a situaciones de gol. Esto no deja de esconder la realidad: hoy, se destaca más por su sacrificio y voluntad que por su juego. Y ésa es la cuenta pendiente que tiene. Buen manejo de pelota no le falta. Se nota su habilidad. Pero lo que sí necesita es darle más pausa a su juego vertiginoso. O darle más toque de primera a su torbellino cada vez que encara. La Volpe, cuando estuvo en Boca en el 2006, había afirmado que Dátolo tenía destino de jugador convocable. "Conmigo vas a llegar a la Selección", había dicho. En aquel momento, parecía una locura del Bigotón. Pero hubo un crecimiento futbolístico en Jesús y esta declaración de Maradona le abre una ilusión que el volante ya tuvo en el ciclo Basile pero que nunca llegó a cristalizarse en una convocatoria. "Sueño con tener una chance en la Selección. Es un sueño, algo que me encantaría. Un orgullo. Sería lo máximo para mí", se esperanzaba, a mediados de año, en una nota con Olé. Después de un bajón, y de un cortocircuito con Ischia tras ser reemplazado con Newell's que le valió un castigo (no fue titular al partido siguiente), Dátolo se reafirmó en la Primera de Boca. Callado, se bancó las críticas y la pelea. No le sobra nada. Tiene mucho por aprender, pero trabaja para eso. Y este elogio es todo un premio. Un premio Maradona.
« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest