Noticias

Ojeda con Brítez

foto

El volante jugó para los titulares en la práctica de fútbol en lugar de Grazzini y cumplió. "Tengo que aprovechar el momento", aseguró

Los antecedentes más cercanos lo hacían imaginar que una de las pecheras de los suplentes sería para él, pero Caruso Lombardi le tenía preparada una grata sorpresa a Marcos Brítez Ojeda en la práctica de fútbol formal desarrollada en el country Mapuche: lo puso para el equipo titular en el doble cinco con Claudio Yacob en reemplazo de Sebastián Grazzini. Desde su presencia y prolijidad en la distribución de la pelota, el ex Los Andes cumplió un buen papel y abrió un crédito importante para debutar desde el arranque ante Central. "Pensé que seguiría Grazzini en el equipo. No esperaba esta chance. Pero cuando empezó el partido me solté porque quiero aprovechar este buen momento. Hay oportunidades que se dan una sola vez", dijo el volante que fue pretendido por muchos clubes y que hoy volvería a integrar el equipo titular en un amistoso ante la Sub 18, en Ezeiza. Por las lesiones de Wagner (fisura en el peroné izquierdo) y de Juan Carlos Falcón (esguince en la rodilla izquierda y rotura parcial del ligamento lateral interno), Caruso había colocado a Grazzini al lado de Yacob en los últimos dos amistosos, frente a Comunicaciones y a Lanús. De gran riqueza técnica, toque fino y generador de fútbol, contra el Granate no gravitó en un equipo que fue superado en casi todos los sectores. Además, al entrenador no lo termina de convencer por no tener marca (algo natural en los enganches) y no quiere romper el 4-4-2 que tanto le gusta, mucho menos para jugar de visitante en la primera fecha. Por eso, ayer probó con Brítez, cuyo juego fue correcto más allá de que no entró mucho en contacto con el balón. Casi en la misma línea que Yacob, suplió su lentitud de movimientos con velocidad mental para tocar. Evitó el traslado y se desprendió rápido de la pelota, a un toque (en tres ocasiones) o dos, generalmente con la claridad que le brinda su buen panorama. "Me estoy adaptando a un fútbol que en Primera es mucho más rápido que en la Primera B. Pero a veces hay que jugar más con la cabeza que con los pies. Estando bien de arriba es mucho más fácil", le explicó a Olé el hombre que habla mucho para ordenar al equipo e infunde respeto con su buena talla física (mide 1,89 metro). Esto último, si bien su fuerte no es el quite, le permitió robar pelotas (quitó tres) mientras achicaba hacia atrás. "Al equipo le puedo dar humildad, sacrificio y juego por abajo", agregó el volante que se sintió cómodo con Yacob: "Tiene más marca que yo. Y pese a que jugamos juntos por primera vez, nos entendimos. Me estoy acostumbrando a la Primera. Se me hace más simple porque hay compañeros de buen pie". Polaco, paciencia. Según comentó Daniel Tomasone, médico del plantel, a Wagner le quedan diez días de trabajos diferenciados. Sin embargo, no llegaría al estreno en el Apertura (arrancaría el 21) debido a que le va a faltar ritmo. Brítez no tendrá la recuperación del Polaco, aunque sí aportará una mayor fluidez en el circuito de juego del medio. De esto dio muestra con esa entrega de primera que le dio con tres dedos a Sosa (hacia la derecha), después de recibir la pelota de Lucero. "Ojo conmigo", pareció avisar Marcos en la foto. Ayer sumó un poroto.
« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest