Noticias

"Miedo tenía en Fuerte Apache"

foto

El juvenil no le teme a su debut en Racing. "En el barrio sabía que iba a jugar, pero no si volvía a casa", cuenta este zurdo de 20 años

Las cinco cuadras que caminaba desde su casa en Ciudadela hasta Fuerte Apache eran el túnel que comunicaba su vestuario de fantasía con la cancha, en pleno corazón de los monoblocks. Esa gramilla gris, con más pozos y piedras que césped, lo vio crecer y hacerse guapo a los golpes. Para ese entonces, José Luis Fernández era apenas un habilidoso zurdito adolescente que jugaba en las Inferiores de Español y pasaba sus ratos libres en los torneos del barrio. Ahí sí que era el centro de atención y el de las patadas que tenía que absorber sin poder reclamar. "Me acuerdo de que para que te cobraran una infracción tenían que arrancarte la cabeza. Si no había sangre, el juego seguía. Encima yo era de los más chicos y siempre me buscaban a mí", le explica a Olé. El juvenil de 20 años tendrá la chance de debutar en la Academia si es que Llop confirma lo que probó en los trabajos de la semana. Cubriría la vacante en el lateral izquierdo, en lugar de Shaffer. La historia de Fernández surge bien de abajo y se fue fogueando por su fuerza de voluntad. En Sexta División llegó a Racing y en su primer año estuvo bajo la sombra de Maxi Moralez. Claro, integrante de la campeona categoría 87, Fernández arrancó siendo el volante por izquierda o enganche que reemplazaba al Enano. Recién en Quinta se ganó un lugar y esperó más de la cuenta para llegar a Primera. Vio cómo Romero, Moralez, García, Mercado, Sánchez, Malano y Yacob (todos sus amigos) debutaban mientras él seguía en Cuarta. "Yo sabía que algún día iba a llegar mi momento. Desde chiquito que me preparaba para estar listo. Por eso no le tengo miedo a la Promoción ni a jugar en Primera, porque miedo tenía en Fuerte Apache, que sabía que iba a jugar pero no si iba a volver a mi casa", explica el único varón de la familia (tiene tres hermanas). -¿Te resulta más fácil entonces jugar en Racing? -Acá no hay excusas. La cancha es verde, tiene pasto... La pelota rueda y no pica mal. Después de jugar en el potrero, cómo voy a quejarme de nuestra cancha. Sería una locura. -¿Qué te dijo Llop? -Me preguntó si me bancaba jugar de lateral y le dije que sí. Ya lo hice un par de veces en Inferiores. Ahora falta que me confirme. -¿Qué jugador sos? -No le tengo miedo a nada. Soy técnico y corro mucho. La idea, si juego, es que llegue mucho al ataque. -Decís que no te da miedo el debut, ¿tampoco sentís la presión? -Solamente tengo ganas de jugar. Repito que estar acá es un orgullo y no una presión. En el barrio había peleas en todos los partidos. Acá me tengo que dedicar a jugar y a ganar. Es lo único que importa
« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest