Noticias

Marcelo Gallardo, arquitecto de la reconstrucción y cada vez más parecido a Carlos Bianchi

foto

 En dos años y medio clasificó a River a ocho finales: ganó 5 y busca sumar la Copa Argentina. Similitudes con el Virrey.

 Había algo que a Marcelo Gallardo le hacía mucho ruido en la cabeza en su época de jugador. River era una máquina de ganar campeonatos en el ámbito local, del cual era el absoluto dominador, pero le costaba en las competencias internacionales y todas aquellas en las que había que jugar partidos “mano a mano”. El Muñeco no podía entender cómo el equipo de Núñez no lograba más copas teniendo planteles muy ricos en talento. Entonces entendió que para ese tipo de encuentros se necesitaba trabajar los componentes piscólogicos para sacar un plus en la mente de los jugadores. Y esa fue una de las bases en las que asentó su trabajo como entrenador. Al club de Núñez llegó con la idea fija de cambiar aquella historia de frustraciones coperas. El trabajo que encaró junto a su cuerpo técnico dio sus frutos y Gallardo se convirtió rápidamente en el arquitecto de la reconstrucción de River. Y así como Carlos Bianchi marcó un quiebre en la historia de Boca, el Muñeco lo está haciendo con su amada banda roja. Con fórmulas parecidas a las del Virrey, el joven entrenador nacido hace casi 41 años en Merlo ya marcó un hito en los libros millonarios. Es el técnico con más finales en River. Superó a Renato Cesarini (ganó 4 y perdió 3) al llagar a la octava final en dos años y medio, algo inédito en el fútbol argentino. “No es fácil llegar a otra final, no se da todos los días”, expresó el DT de River.

 

Al margen de su trabajo planificado y detallado, quienes más conocen a Gallardo coinciden en que la clave de su desempeño está en su esencia. “Es muy competitivo”, cuentan desde el entorno del entrenador. No se permite relajarse a la hora del trabajo y de esa manera logra que ningún jugador esté con la cabeza en otro lado.

 

 

Otro de sus puntos clave es el convencimiento. Por ejemplo, cuando llegó a River le explicó a los futbolistas cómo quería que jugara su equipo y los terminó persuadiendo de que tenían que pararse 30 metros más adelante. Los defensores tenían que jugar casi en la mitad de la cancha. Y lo logró. También recuperó a dos jugadores como Rodrigo Mora y Carlos Sánchez, que luego fueron figuras para las conquistas internacionales. Bianchi también solía convertir jugadores de rol secundario en piezas fundamentales.

 

 

Otra similitud con el prócer de Boca es que al igual que él, no se casa con ningún futbolista. Juega el que está mejor, sin importar el nombre. Y la figura es el equipo. No hay estrellas o intocables. Y si un jugador no quiere estar más en River, no le rogará para que se quede. Como ocurrió con Teófilo Gutiérrez, quien se marchó después de romperla contra Cruzeiro en Belo Horizonte por la Libertadores 2015.

 

 

Hubo un jugador pedido hasta el hartazgo por Gallardo, que fue Tabaré Viudez. Pero como no rindió y no vio una voluntad para modificar la situación, le marcó la puerta de salida. 

 

De todos modos, probablemente la política de incorporaciones es el punto más flojo de la conducción del Muñeco. Salvo el de Lucas Alario, el resto de sus refuerzos no dejaron buenas sensaciones. Pity Martínez y Nacho Fernández son apuestas rendidoras.

 

 

Sin embargo, a la hora de tomar decisiones puntuales, Gallardo se ha destacado. Las más recientes fueron la de jugarse por Augusto Batalla, un joven de 20 años, para el arco que dejó vacante Marcelo Barovero, y Sebastián Driussi, goleador en el campeonato. Tampoco tuvo problemas en poner a Lucas Martínez Quarta de marcador central o de sorprender con Luis Olivera en el lateral izquierdo. “Olivera entró excelente. Atacó y defendió bárbaro. Ahí está la muestra de lo que es Gallardo. Tiene todo estudiado: a sus jugadores, a sus rivales, a su idea. Sabe claramente cuál es el equipo que tiene y qué clases de jugadores lo componen. Yo lo veía desde un palco y no lo podía creer. Al mi lado estaban Maidana y Lollo, que el año que viene seguramente pelearán los puestos con Mina. Encima, los pibes que entran juegan bien”, lo llenó de elogios el presidente Rodolfo D’Onofrio.

 

 

Con esas decisiones, el Muñeco demuestra que también apuesta por los jóvenes. Como Bianchi, que se la jugó en la semifinal de Libertadores de 2004 por Pablo Alvarez y Pablo Ledesma, dos purretes en aquel entonces, y los mandó a patear penales en una definición en el Monumental.

 

 

A Gallardo le había quedado una espina de aquella eliminación y uno de sus deseos como entrenador era vengarla: lo hizo por partida doble, tanto en la Sudamericana 2014 como en la Libertadores 2015, copas que luego River levantó, cortando una racha de 17 años sin títulos internacionales y de 19 años sin poder ganar la Libertadores.

 

 

El destino jugó a favor del entrenador. Como también pasa en esta Copa Argentina, en la que parece contar con ese efecto mágico que tenía Bianchi. Es que a River no se le presentó un fixture complicado. Podría haber tenido de rivales a Estudiantes (en cuartos de final), a Racing o a San Lorenzo (en la semi) y a Boca en la final, pero fueron eliminados y le tocó cruzarse con Unión, Gimnasia y, ahora, Rosario Central.

 

 

“A nosotros siempre se nos está observando más que al resto. Por momentos jugamos bien y en otros no, pero no somos un desastre”, apuntó Gallardo en referencia a los cuestionamientos. Mal que le pese al Muñeco, River llegó a otra final sin jugar bien en casi todo el semestre. Paradójicamente, ahí sobresale otra virtud del entrenador, que parece sacarle jugo a las piedras. Si bien River tiene un equipo nuevo, diferente al que fue multicampeón internacional, hay algo que se mantiene: ese plus que saca en partidos decisivos. El que lo llevó a superar 23 cruces mano a mano de los 29 que el conjunto de Núñez disputó desde su llegada. Gallardo metió a River en otra final. Ahora, en la de la Copa Argentina, una que falta en las vitrinas del Monumental.

 

 

 

 

Fuente: Clarín.


« VOLVER

Martínez Gonzalo

Martínez Gonzalo
  • Club Actual: River Plate
  • Fecha de nac.: 13/06/1993
  • Nacionalidad: Argentino
  • Mediocampista Ofensivo

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest