Noticias

Las voces de la ilusión

foto

Si hay voces autorizadas para hablar de la vida en la pensión de Gimnasia, ésas son las de los propios chicos que viven ahí. Ellos son los que están lejos de su familia, los que entrenan todos los días, los que sueñan con algún día ponerse la camiseta de Gimnasia en primera.

 

11-03-10 (cielosport.com) –  Diecisiete son los jóvenes que viven en esta pensión. Y todos con dos puntos principales en común: por un lado, que ninguno es oriundo de La Plata, siendo todos de diversos puntos de nuestro país; y el otro, el anhelo de llegar a la máxima categoría con la azul y blanca.

 

De los diecisiete, comparte con nosotros Rodrigo Bruera, delantero mendocino, último en llegar a la pensión.

 

¿Qué te acordás de la pensión desde que llegaste?

 El primer día me acuerdo que me trajo Fito (Rinaudo), por el tema de mi representante. Llegué y los chicos me recibieron con los brazos abiertos como lo hacen con todos acá y la verdad que me sentí muy bien. Es la primera vez que estoy en pensión y a pesar de que estoy lejos de mi familia me hacen sentir bien, aunque se extraña el apoyo de un padre o de una madre.

 

¿Cómo es un día en la pensión?

Fácil no es, es sacrificarse todo los días, los fines de semana que no entrenamos estamos solos. A muchos no le gustan los entrenamientos, pero cuando llega el fin de semana no sabemos qué hacer y la verdad que queremos ir a entrenar porque no tenemos otra cosa. Todos los días cuando entrenás te tenés que matar, estás lejos de tu familia.

 

¿Qué significa que estén acá Erika y los otros que ayudan a los chicos de la pensión?

Ahora que estoy entrando en confianza, son muy buenas personas que están dispuestos a ayudar la pensión, porque uno a veces necesita cosas y no las están dando ellos y nosotros estamos muy agradecidos.

 

Todos los chicos coinciden en que “se necesita cariño y afecto”, ya que están lejos de su familia. Incluso a Bruera, quien había llegado hace menos de un mes, varias veces se le quebró la voz. Pero a la vez saben que ser jugador de Primera requiere un sacrificio que están dispuestos a afrontar.

 

Y todos remarcaron la importancia de Erika, Darío, Ulises, y también la colaboración que Rinaudo, Aued o Cuevas brindan cada vez que lo necesitan. Porque bajo el mismo techo, tanto quienes brindaron su testimonio como quienes fueron más tímidos aseguraron que ahí viven como “una familia".

 


« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest