Noticias

Jesús Méndez: "Estoy en el mejor club de la Argentina y no me puedo quejar"

foto

“En River no tienen por qué ofenderse. Ahí me educaron como persona. Pero jugué muy poco”, dice.

29-05-2010 -- La céntrica Fifth Avenue, en el cruce con Stewart, es la esquina elegida para la foto. Sin sacarse su timidez de encima, Jesús Méndez posa con cordialidad, asombrado porque un taxista pide plata para dejar que su vehículo sea parte de la escenografía. No hay propina, no hay foto con la nave amarilla pero, lo más importante, no hay desperdicios en la charla de media hora entre el volante y Clarín .

 

En Central eras el capitán, el líder en la cancha, pero acá te está costando más de lo previsto.

 

Es todo nuevo para mí y sé que me llevará un tiempo más de adaptación. Eso no se da de un día para el otro, pero cuando logre sentirme importante, voy a rendir como en Rosario. Yo tengo mucha fe en lo que le puedo dar a Boca.

 

¿Por qué se te hizo difícil? Me tocó llegar en un momento de Boca que no es bueno. No es una excusa; es la realidad. Pero de a poco me voy sintiendo mejor.

 

Tu punto más alto fue ante River, justo el club en el que te criaste.

 

Sí, fue el partido en el que más me divertí. Rendí porque jugué en la posición que más me gusta.

 

La de doble 5, con vos un poco más adelantado... Como Ortigoza en Argentinos...

 

Sí, más o menos así...

¿Es un mensaje para Borghi? (Sonríe tímidamente) No, que Borghi venga nomás, que vamos a tratar de sacar esto adelante: hay buen equipo acá. Tal vez el esquema que él usa me favorezca.

 

Alves, en el inicio, te ponía más sobre la derecha...

 

Sí, y yo no siento tanto el ida y vuelta. Le dije que estaría más cómodo jugando como en Central. Claro que Boca juega con enganche y no me podía soltar tanto. De 5 solo también me siento bien.

 

Jesús, por lo mal que jugó Boca en Seattle, parece que no ven la hora de empezar las vacaciones.

 

Y... este semestre fue desgastante y nos hará bien despejar un poco la mente. Será importante un descanso con la familia. Boca es presión y te quema un poco la cabeza, pero es lo mejor que hay. Estoy en el mejor club de la Argentina y no me puedo quejar.

 

¿No se te ofenderá la gente de River? Vos te iniciaste allá...

 

No tiene por qué ofenderse. Les estaré siempre agradecido a ellos porque vengo de una familia muy humilde de Rivadavia, Mendoza, y me abrieron las puertas y me educaron como jugador y persona.

 

No tuviste muchas chances que digamos en River...

 

Me tuve que ir a pelearla a Olimpo, después a Suiza para que mi familia tuviera un poquito de bienestar económico, luego a Central... Les demostré a los que no confiaban en mí que podía jugar en River. No hubo muchos que me tuvieran confianza: jugué sólo 22 partidos. A los pibes no nos daban mucha bola.

 

¿Te quedó algún rencor? Rencor, no. Este es mi trabajo y hoy, a los 25 años, defiendo los colores de Boca, equipo del que era hincha allá en mi ciudad.

 

Contame un poco más de eso...

 

Los siete hermanos somos una mezcla rara: hay de San Lorenzo, River... Yo soy de Boca y miraba mucho la época de Maradona, Caniggia, Latorre me encantaba... En la canchita hacía un ratito de cada uno de ellos. Al que más me parecía era a Tchami, ja...

 

Riquelme te señaló como el mejor jugador del fútbol argentino.

 

Se lo agradecí cuando llegué: estuvo muy generoso Román...

 

¿Es difícil ser líder cuando hay figuras como él y Palermo?

 

 

Lo más cerca que estuve de eso fue en Central, cuando Cuffaro Russo me puso de capitán y los más chicos me miraban como referente. Soy sereno afuera y tengo mi personalidad y temperamento adentro, pero no me interesa ser un líder.

 

 

Fuente: Clarín.


« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest