Noticias

Javier Pastore: "Vamos a jugar más parecido a como lo hicimos contra Canadá que contra Alemania"

foto

Dichos y actitudes entre los más locuaces y los más parcos del equipo; por obligación, hastío por el encierro o respuesta a las quejas, se mostró buena disposición con la prensa 

04-06-2010 -- El temor es que esa valla metálica, de poco menos de un metro y medio de alto, ceda por la presión de los periodistas y caiga encima de las piernas de algún protagonista. Y teniéndolo a Martín Palermo en frente, por ejemplo, participar de una tragedia similar a aquella que él mismo sufrió cuando estaba en Villarreal no es nada alentador. Menos todavía cuando él dice lo que está diciendo, con la cara de un chico de 12 años: "Estar acá es un sueño, como si no fuese real. Compartir los entrenamientos con estos monstruos?". 

 

La valla forma un cuadrado en el centro mismo de la carpa que anteayer nomás fue la sala de conferencias y ahora se ha transformado en Zona Mixta, al costado de una de las canchas de entrenamiento del HPC. 

 

Se le llama Zona Mixta, justamente, porque es el lugar de encuentro entre protagonistas y periodistas, pero también podría llevar ese nombre por la variedad de personalidades que acuden a ella para responder, apareciendo por una puerta ubicada allí atrás, caminando por el pasillo que queda formado entre las paredes de plástico blanco de la carpa y la valla de metal plateado. " Vení, vení, Martín? Carlitos, Carlitos, acá? Jonás, Jonás, estamos en vivo? ". 

 

Y con una disposición que puede tener varias explicaciones, todos se detienen ante diferentes grupos de micrófonoscámarasgrabadoresluceslibretasvoces , cada dos o tres metros, tal vez un poco más según el caso. La masiva respuesta puede entenderse desde el hastío de tanto tiempo de encierro, desde la sorna del "¿Se quejaban porque no hablábamos? Acá estamos y no nos rompan más" o, por supuesto, desde la obligación. 

 

Como sea, cada uno lo hace a su manera. Cada uno, en ese breve intercambio de palabras y gestos, habla y se muestra de acuerdo con el rol que tiene en este grupo que hace seis días, ya, convive en el corazón de Pretoria. 

 

Jonás, uno de los primeros en salir, repite una y otra vez, como yendo y viniendo por la banda, con la aplicación de un obrero: "Yo puedo arrancar de más atrás y hacer todo el recorrido. Ya hemos jugado así". 

 

Carlitos Tevez, en cambio, no le teme al discurso explosivo, como cuando juega. Seguramente por eso, mientras se habla con Jonás se relojea su llegada, porque está un par de metros más allá. No defrauda, Carlitos: "Duermo solo porque no me gusta que, por ahí, miren la tele hasta tarde o tengan las luz prendida? Y porque me gusta andar desnudo por la pieza". Y si confiesa eso, cómo no va a declarar, por ejemplo: "Demuestro en cada entrenamiento que puedo estar. Sí, yo dije que Maradona tenía que abrir la cabeza, que no se podía quedar con un sistema?". 

 

En cambio, Walter Samuel, el Muro, es un muro. Mira a los ojos al responder, atento y seco, sin un desborde: "Me enteré de que volví a la selección como ustedes, cuando Diego lo dijo por televisión. Lo tomé como que tenía que seguir esforzándome, nada mas". 

 

Juan Sebastián Verón, más allá, habla con la serenidad de quien ya ha pasado por esto. Lo hace notar, y se le nota, en su postura. Relajado, como quien está diciendo algo que no es importante, opina: "Lo bueno es que el cuerpo técnico nos escucha". No se va a sorprender cuando lea los elogios que, desde el otro lado de la carpa, le tiran Lionel Messi y Javier Pastore, dos extremos de este grupo. El N° 1 del mundo se prestó como uno más y el más joven del equipo se quedó hasta el final, como si quisiera disfrutar cada segundo. Después de un mano a mano en italiano con Luca Calamai, el enviado de La Gazzeta dello Sport , dejó caer la frase que, en boca de otro, quizás hubiera permitido un título con la formación titular para el partido contra Nigeria: "Por lo que estoy viendo, vamos a jugar más parecido a como lo hicimos contra Canadá que contra Alemania". Los demás, prácticamente todos, evitaron o no dieron demasiadas precisiones sobre los entrenamientos. 

 

Al lado de Pastore, que es muy alto, no paraba de hablar apasionadamente de su puesto y de su momento Sergio Romero, el más alto. Ya habían pasado el Gringo Heinze, no muy propenso a este tipo de actividades pero muy atento, y también Javier Mascherano, los dos referentes. Pasaron Otamendi y Burdisso, casi sin hacer ruido, y sólo no se los vio a Pozo, Andújar, Garcé, Bolatti, Maxi y Milito, protagonista del susto del día (ver pág. 8). Agüero habló un rato parado al lado de la otra atracción madrileña, Higuaín, a quien ya se lo ve adaptado a este grupo al que le costó llegar. Más maduro, igual dejó un comentario que delata su edad: "El primer Mundial que tengo muy presente es el del 98", dijo. 

 

Mientras el grupo de periodistas empezaba a amontonarse en medio del corralón que dejaban las vallas, ya saciados después de tanta necesidad, Palermo seguía en un costado, confesando su felicidad por estar allí. 

 

Las luces empezaron a apagarse y lo que había sido un turbulento ingreso se transformó en un calmo egreso. Por unos días, no habrá derecho a pataleo: hablaron (casi) todos, como pocas veces antes en un Mundial, y a todos se los vio (casi) como son. 

 

 

Fuente: Canchellena.com


« VOLVER

Pastore Javier

Pastore Javier
  • Club Actual: Paris Saint-Germain
  • Fecha de nac.: 20/06/1989
  • Nac.: Argentino / Italiano
  • Mediocampista Ofensivo

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest