Noticias

ELdía del Nieto

foto

Federico metió el gol de la victoria y Huracán consiguió un triunfazo en el Coloso: llegó a los 50 puntos en la temporada y espera el clásico con mucha confianza.

Goltz, Eduardo Domínguez y Toranzo se cuelgan de Federico Nieto, el autor del gol del triunfo en Rosario. Ahí van los jugadores, abrazados, de cara a los 2.000 hinchas del Globo y se resumen muchos sentimientos positivos. Felicidad porque Huracán ganó en el Parque de la Independencia luego de 18 años. Sonrisas porque se venció a un rival que no perdía en su casa desde hace diez partidos (es la primera vez que le pasa a Caruso). Satisfacción porque se consiguió el objetivo planteado en el inicio de la temporada, de llegar a los 50 puntos cuando aún faltan cinco fechas. Y confianza porque se viene el clásico con San Lorenzo y hay espíritu para intentar seguir en esta senda positiva. La noche en el Coloso fue re-don-di-ta. Y Federico festejó que ayer era el Día del Nieto con un gol que vale tres puntazos. A la dentadura perfecta de Ubeda (observó el partido desde el túnel porque está suspendido) se contrarrestó la cara de bulldog de Lombardi. Caruso tenía, durante el partido, y tiene ahora motivos para estar preocupado de cara a lo que se viene. Porque si bien está lejos de la Promoción (le lleva seis puntos a Racing) el equipo se viene cayendo, perdió su segundo partido consecutivo y lo peor es que anoche ante Huracán no generó ninguna situación clara de gol en todo el partido. Si bien el Globo se defendió con firmeza e inteligencia, a la Lepra no se le cayó ni una sola idea y su única variante ofensiva fue tirarle pelotazos a los tres gigantes (Da Silva, Salcedo y, en el segundo tiempo, Ferreyra) que se estancaron en el área quemera, por lo que carecieron de sorpresa. El equipo del Sifón supo de principio a fin a qué jugaba: al contragolpe. Le cedió la iniciativa al local, le achicó los espacios con el buen trabajo de los volantes -importante lo de Toranzo- y se preparó para golpear en la primera. Tuvo un par de situaciones antes, casi aprovecha Franzoia un choque de Ré y Villar, pero cuando se moría el primer tiempo le pagó a Newell's con su propia medicina: la pelota parada. Centro de Zarif y cabezazo clarito de Federico Nieto, quien se movió sin marca y le sacó provecho a que el Flaco Schiavi dejó el partido en el cuarto de hora por una lesión. Con la ventaja, el Globo siguió jugando igual y en lo único que falló fue en la última puntada para liquidar el partido antes. Pero su rival no le hizo ni cosquillas y, entonces, no hubo sufrimiento final. Sí, festejo, mucho festejo.
« VOLVER

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest