Noticias

El rol de los medios

foto

  Argentina mutó en la zona neurológica, encontró estabilidad con Mascherano - Biglia bien plantados en el círculo central y tuvo en Banega al socio ideal de Leo, que diez metros más adelante se encarga de generar la plusvalía.

 Hace algunos días, en las redes sociales comenzó a circular una panorámica que buscaba explicar el por qué de la derrota ante Brasil. La imagen era de rápido entendimiento: Messi, ubicado como volante derecho, recibía la pelota mientras un óvalo rojo remarcaba la nula presencia de compañeros para recibir en unos, aproximadamente, treinta metros a la redonda. Traducido: un Messi lejos del arco de Brasil, controlado por siete futbolistas locales y sin apoyo. Un retrato similar que al que apareció después de la final ante Chile por la Copa América Centenario, donde una decena de camisetas rojas perseguían a Leo, que trasladaba el balón sin algún receptor amigo cerca. En la misma linea, un diario español se cuestionaba sobre el fenómeno Messi en Argentina y reflexionaba. "Cuándo Argentina gana es gracias a Messi, pero cuando pierde es culpa del resto". 

La tapa fue Messi, la figura fue Messi, la Selección fue Messi. Pero para que se luzca el Diez, atrás hay un detrás de escena que alguien debe armar. Y no es pasar por alto la tarea sobresaliente del de Barcelona. A modo de reflexión después de la goleada en Brasil, Dani Alves (que algo conoce a Lionel) fue claro: "Messi solito no puede. Tienen que acompañarlo. Tanto él como Neymar están para hacer la diferencia, no para hacer todo". El latigillo 'en Brasil a Neymar lo acompañan, acá Messi juega solo' salió como dardo desde la opinión pública contra el plantel argentino, que ayer preparó el escenario para que se luzca su principal actor. Y más allá del resultado final, hay números que lo compruebas: comparando los mapas de calor de los últimos dos compromisos, el ingreso de Banega fue el principal acierto de Bauza, más allá del oportunismo goleador de Pratto.

 

Con Ever (al margen de por qué fue suplente en Brasil), Messi jugó 15-20 metros más cerca de arco rival y, sobre todo, con mayor tendencia a cerrarse, mientras que en Belo Horizonte apareció sólo por la banda derecha y oscilando la raya del mediocampo para asociarse con Enzo Pérez, el único jugador argentino que había entendido por dónde pasaba la clave del partido. El caso del jugador del Inter no deja de ser llamativo: su principal rótulo para salir del equipo fue la falta de regularidad, pero en 60 y pico de minutos demostró que es imprescindible. En ese período, fue el jugador de la cancha que más toques tuvo con el balón y el que más tiempo tuvo la pelota en campo rival. El oxígeno y la pausa necesaria para que Messi no tenga que hacer todo.

 

 

En igual medida, ni Biglia ni Mascherano son desequilibrantes. Por el contrario, sus funciones dentro de este esquema es ser equilibristas y acercarle la pelota al 10: allá, en Brasil, hubo solo dos pases del de la Lazio para con Messi en campo rival, mientras que ayer fueron el quíntuple. ¡Qué lástima que el análisis del día después pase por lo que dicen los medios (de prensa) y no en lo que hacen los medios (de juego)! Que Bauza armó un mediocampo anémico ante Brasil quedó en evidencia tanto por lo que no hizo el equipo en Belo Horizonte como por lo que sí produjo en San Juan. Si bien el nivel de Colombia estuvo lejos de ser una amenaza para la Selección, antes del partido (y sobre todo por el cachetazo que veniamos de comernos ante Brasil) era poco menos que la Holanda de Cruyff. Y Argentina lo anuló: Mascherano estuvo enfocado plenamente en ocupar el hueco donde Pekerman imaginó que James haría la diferencia (el Jefe encapsuló al del Real Madrid y le ganó seis cruces) y se acomodó mejor que en el Mineirao, cuando tenía la misión de asfixiar alto para evitar que los volantes creativos reciban libres además de ser el encargado de darle salida limpia al equipo, pero no llegaba a hacer ni una cosa ni otra. El resultado le da tiempo a Bauza para pensar cómo hará darle más estabilidad al equipo y dejar que Messi se enfoque en ser desestabilice. Y, quizás, ante Colombia reencontró la punta del ovillo.

Fuente: Olé.


« VOLVER

Banega Ever

Banega Ever
  • Club Actual: Sevilla
  • Fecha de nac.: 29/06/1988
  • Nacionalidad: Argentino
  • Volante Central

 
borde
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Linkedin
Seguinos en: Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Facebook Compartir en Linkedin Google+ Follow Me on Pinterest